En estos tiempos que estamos viviendo con todas las cosas que están pasando a nivel enfermedad, economía, distanciamiento… es cuando mas tenemos que elevar nuestra vibración, y sentir que pase lo que pase, nuestro objetivo principal es sentir paz, permitiendo todo el movimiento interno que se esté experimentando pero sin dejarnos arrastrar por él.

Para ello la clave son estas cuatro llaves:

El deseo, la intención, el permiso y la rendición.

EL DESEO….el deseo profundo por la paz,  el deseo de despertar a la Verdad de lo que Soy, deseo de sanación y reconocimiento de que eres Amor.

LA INTENCIÓNde escuchar a tu guía interno que te lleva a conectar co lo que realmente Eres. El uso correcto de la Voluntad es dar lugar a lo bueno, lo santo y lo bello, cuando nos damos cuenta de que el miedo, la rabia, el dolor está dirigiendo nuestra vida, tener la intención de pedir ayuda para que sea corregido, para que ella misma pueda volver a alinearse con la Voluntad del Amor.

El PERMISO, es la mayor llave del Reino, pues el permiso conlleva suprimir a veces dolorosamente toda percepción que hayas tenido de alguien o de algo, se trata de reconocer completamente tu inocencia, y la inocencia del otro, permitirnos ver las cosas de otra manera. Si lo cultivas, la vida te llevará a topar con los profesores adecuados, libros o climas que puedan venir a forzarte a mirar tus límites de inseguridad basadas en el miedo, definiciones a cerca de lo que el Amor es, para que milagrosamente tu percepción sobre la vida cambie.

Estas tres práctias culminan en la RENDICIÓN, pero la Rendición no es algo que logres por ti mismo, cuando la semilla ha sido bien labrada, da sus frutos, y solo tienes que esperar a que la GRACIA descienda, y la VISIÓN se te de.

Tu única función es cultivar la entrega de cada decisión día tras día, con el propósito de no saber, de hacerte a un lado, y dejar que tu guía interno decida por ti, la Voluntad del Amor, la Presencia Divina que sabe en cada momento que es lo mas adecuado en cada situación, para poder escuchar la Guía, es necesario silenciar el ruido mental, conectando con el silencio, la escucha interna, sensibilizándote y abriéndote a sentir cada vez con mas presencia, abrazo y aceptación de lo que hay, sin alimentar el drama, la historía, sino llegando a un nivel mas profundo donde sueltas la identificación con lo que crees ser, y desde ahí elegimos nuestra Voluntad de ser guiados por el Amor.

 

Laura Cárcel

X