la culpa inconsciente que esta profundamente en nuestro subconsciente, no es una culpa que venga de ninguna historia personal, de que te sientas culpable por algo que has hecho, sino que es una culpa sin motivo, es una sensación de vacío profunda presente en toda condición humana, esta culpa tan arraigada hace que juzguemos absolutamente todo lo que ocurre, incluido a mi mismo como protagonista de la historia. Esta culpa viene de la creencia en la separación y mi creencia en la culpa siempre pide castigo.

El castigo representa distintas formas para atacarme inconscientementea mi misma. El ego utiliza otras personas y a mi misma mediante la enfermedad, la sensación de malestar, etc.. en mi propio cuerpo para probar que he pecado.

Toma un momento para reflexionar en tu vida, y hacer una lista de algunas maneras en las que el ego usa tu cuerpo, o a los demás para probar tu culpa.

Toda sensación que experimentamos en el cuerpo dolorosa, como la ansiedad, confusión, aumento de peso, desvalorización, baja autoestima, enfermedad, escasez, dolor físico o emocional, depresión, conflicto, rabia, etc.. podemos dejar de juzgarla y aprender a mirarla dándonos cuenta que cualquier síntoma doloroso que experimentamos, es una forma de castigo y es una consecuencia, y la verdadera causa es mi creencia no perdonada en el pecado. El pecado engendra culpa y la culpa exige castigo.

Por ejemplo si mantengo una creencia inconsciente de que comer en exceso es malo, inconscientemente estoy pidiendo un castigo por ello, y me castigaré inconscientemente engordando.

Otro ejemplo, si creo que alguien me ha herido y veo esa herida como un pecado, un juicio sobre esa persona, inconscientemente pido venganza por el pecado que pienso que se ha cometido, por lo tanto sufriré un castigo dirigido por el ego, que es el que nos guía cuando creemos en el pecado, y sufriré el castigo en forma de enfermedad, dolor físico, o cualquier otro síntoma, la solución no está en remediar el síntoma, sino en darnos cuanta cual es la causa, y la causa siempre es mi creencia no perdonada en el pecado. Dicho síntoma, será una oportunidad para tomar conciencia, y darnos cuenta de donde viene.

Nos curaríamos muy rápido de cualquier síntoma, si realmente reconociésemos que ninguno de estos errores es un pecado. Simplemente es una percepción errónea, cometida por la perdida de la fe en que somos realmente Amor.

Puedes indagar, que haría el Amor? Como respondería el Amor a estos errores? Que te diría la voz del Amor?

El Amor perdona amorosamente todos los errores, pero para ello tenemos que tener presente que no son pecados, sino errores, error de percepción, he percibido desde el ego, y quiero verlo desde el Amor, la visión del Amor es la verdadera visión, lo otro es solo una percepción, un error.

Si tu propósito es sanar la culpa inconsciente utilizas todas las situaciones, personas, escenarios, de tu alrededor que te generan conflicto, para darte cuenta que las estamos usando para atacarnos a nosotros mismos. Debemos empezar a reconocer los “pecados” que hemos hecho reales, los sucesos donde creemos que somos víctimas.

No hay sanación hasta que no se haga esto, tenemos que invertir causa y efecto, el síntoma, o el efecto que experimento en mi cuerpo y mi entorno es simplemente eso, un efecto, y la verdadera causa esta en mi propia mente, que esta percibiendo erradamente.

El castigo aplicado por creer en la escasez, suele ser mas escasez, y así sucesivamente, así es como el ego nos tiene atrapados en su círculo de pecado, culpa y miedo. Y este círculo termina cuando entregamos todos estos errores a nuestro guía interno, al Amor, par su reinterpretación.

Cada sensación de incomodidad, dolor, insatisfacción, por sutil que sea, me hago consciente, me abro a sentirla y reconozco que no hay nada externo que esté produciendo eso, sino que la causa es la culpa inconsciente, hago un acto de entrega, para poder verlo de otra manera, y si lo haces sintiendo de verdad este proceso, ocurre el milagro, la sanación, dejo de sentirme de esa manera, ante la misma circunstancia, y mi liberación cada vez es mayor, experimentando el goce profundo cada vez mas tiempo en mi vida.

Puedes hacer un ejercicio para identificar donde residen las áreas de nuestras creencias inconscientes en el pecado y la culpa:

1.-Haz una lista de todas las personas o sucesos que ves como un pecado, un juicio, algo que merezca realmente un castigo, puedes utilizar tambien sucesos históricos o sociales, los que mas te irriten.

2.-Observa en tu historia de vida, ¿a quien no has perdonado completamente? Donde te niegas a mirar desde la mirada del Amor, y sientes el resentimiento por esa situación o persona. Escribe todo lo que te venga a la mente.

3.-Todas estas situaciones o personas que no has perdonado completamente simbolizan la culpa inconsciente, los ves como pecados y mientras sigas teniendo esa percepción, el pecado exige castigo.

Recuerda que todos esos escenarios y personas “no perdonadas” no están ahí fuera, sino dentro de nuestra propia mente. Mientras no cambies toda la percepción errónea, entregándolas a la voz de la Comprensión, al Amor, para que lo reinterprete y puedas ver Amor, inocencia, exigirán y conseguirán que te castigues a ti mismo.

Laura Cárcel

 

 

 

Consulta nuestros cursos y retiros residenciales de Tantra pinchando  aquí

Comparte el post si te ha gustado...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies